Salud del hogar

El espacio que habitamos refleja nuestra situación de vida en un momento determinado.
Podemos obtener grandes cambios y mejoras significativas en nuestra salud y equilibrio físico, mental y emocional al trabajar de forma terapéutica sobre nuestro lugar de vida.

Existe una afinidad con el lugar que elegimos. Al hacerlo nuestro, puede representar nuestros logros y conquistas y también nuestros problemas y bloqueos por resolver. El espacio asume la Identidad de ese momento y tiende a mantenerse estático, de este modo genera y alimenta unas energías que nos pueden mantener atrapados en ese mismo patrón de comportamiento o pensamiento.

A veces vivimos en un lugar por necesidad, por rutina o por inconsciencia (casa herencia familiar, piso compartido, vivienda con dueños anteriores, espacio de trabajo dado por la empresa…), y nos vamos acomodando a unas energías que pueden ser más o menos armónicas con nuestra situación. En estas circunstancias podríamos perder cualidades ya conquistadas o encarnar energías que no nos interesan porque no tienen que ver con nosotros, nos desestabilizan o nos hacen mal.

Utilizamos herramientas de consciencia para crear un lugar que nos nutra y facilite la creación de la vida que queremos tener, en armonía y reconocimiento de nosotros mismos y de nuestro medio ambiente.

Realizamos un trabajo de Consciencia y de Reconocimiento para poner el espacio en tiempo presente y activar las energías en la casa/espacio que esa persona, familia o equipo necesitan para resolver sus problemas y desarrollar su proyecto de vida plenamente en el potencial de sus capacidades.

El espacio de vida influye en nuestro comportamiento, pensamientos y equilibrio físico, mental y emocional y vicecersa. Reconocer el lugar y trabajar sobre él nos da acceso a una vida más sana y plena.

¿EL LUGAR QUE HABITAS FAVORECE TU SALUD? 

 ¡DESCUBRELO! Solicita un estudio personalizado  

X